Cirrosis del higado

Hechos de un vistazo

  1. La cirrosis se refiere a la Reemplazo de tejido hepático normal con tejido cicatricial no vivo.. Siempre está relacionado con otras enfermedades del hígado.
  2. El causas más comunes de cirrosis son la hepatitis C, la enfermedad hepática relacionada con el alcohol, la enfermedad del hígado graso no alcohólico (ahora llamada enfermedad hepática esteatósica asociada a disfunción metabólica o MASLD) y la hepatitis B.
  3. Muchas personas con cirrosis tienen sin síntomas en las primeras etapas de la enfermedad
  4. El alcohol sigue siendo la segunda causa más común de cirrosis hepática después del virus de la hepatitis C.

Información para los recién diagnosticados

¿Qué es la cirrosis?

La cirrosis es la cicatrización del hígado: el tejido cicatricial duro reemplaza al tejido blando sano. Es causada por hinchazón e inflamación.

A medida que la cirrosis empeora, el hígado tendrá menos tejido sano. Si no se trata la cirrosis, el hígado fallará y no podrá funcionar bien o en absoluto.

¿Qué causa la cirrosis?

La cirrosis es causada por enfermedades hepáticas crónicas (a largo plazo) que dañan el tejido hepático. Pueden pasar muchos años antes de que el daño hepático produzca cirrosis.

Alcoholismo crónico
El alcoholismo crónico es una de las principales causas de cirrosis en los Estados Unidos. Beber demasiado alcohol puede hacer que el hígado se hinche, lo que con el tiempo puede provocar cirrosis. La cantidad de alcohol que causa la cirrosis es diferente para cada persona.

Hepatitis viral crónica
La hepatitis C crónica es la otra causa principal de cirrosis en los Estados Unidos. La hepatitis C hace que el hígado se inflame, lo que con el tiempo puede provocar cirrosis. Aproximadamente una de cada cuatro personas con hepatitis C crónica desarrolla cirrosis. La hepatitis B crónica y la hepatitis D también pueden causar cirrosis.

Esteatohepatitis no alcohólica (NASH)
La acumulación de grasa en el hígado que no es causada por el consumo de alcohol se llama enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD), que puede provocar esteatohepatitis no alcohólica (NASH), ahora llamada esteatohepatitis asociada a disfunción metabólica o MASH. NASH puede hacer que el hígado se hinche y provocar cirrosis. Las personas con EHNA suelen tener otros problemas de salud, como diabetes, obesidad, colesterol alto, enfermedad de las arterias coronarias y malos hábitos alimentarios.

Enfermedad de las vías biliares
La enfermedad de las vías biliares limita o impide que la bilis fluya al intestino delgado. La bilis se acumula en el hígado, lo que hace que el hígado se hinche y puede provocar cirrosis. Dos enfermedades del conducto biliar común son la colangitis esclerosante primaria y la cirrosis biliar primaria.

Enfermedades genéticas
Algunas enfermedades genéticas pueden provocar cirrosis. Estas enfermedades incluyen enfermedad de Wilson, hemocromatosis, enfermedades por almacenamiento de glucógeno, deficiencia de alfa-1 antitripsina y hepatitis autoinmune.

¿Cuáles son los síntomas y las complicaciones de la cirrosis?

Por lo general, no hay síntomas de cirrosis en su etapa inicial. Con el tiempo, la cirrosis puede causar síntomas y complicaciones:

Síntomas

  • Pérdida de apetito
  • Cansancio
  • Náuseas
  • La pérdida de peso
  • El dolor abdominal
  • Vasos sanguíneos en forma de araña
  • Picazón severa

Complicaciones

  • Ictericia, una coloración amarilla de la piel y el blanco de los ojos
  • Moretones y sangrado con facilidad
  • Acumulación de líquido e hinchazón dolorosa de las piernas (edema) y el abdomen (ascitis)
  • Encefalopatía hepática (EH), una acumulación de toxinas en el cerebro que causa confusión, así como complicaciones mentales y físicas.
  • Cáncer de hígado

¿Cómo se diagnostica la cirrosis?

La cirrosis se diagnostica mediante síntomas, análisis de sangre, historial médico y examen físico. Es posible que se necesite una biopsia de hígado para verificar qué parte del hígado se ha dañado. Durante una biopsia, se extrae un pequeño trozo de tejido hepático y se estudia en el laboratorio, y es posible que se necesiten imágenes adicionales.

¿Cómo se trata la cirrosis?

Las opciones de tratamiento para la cirrosis dependen de la causa y el nivel de daño hepático. Dependiendo de la enfermedad que cause la cirrosis, se pueden usar medicamentos o cambios en el estilo de vida para el tratamiento. Los objetivos del tratamiento son prevenir un mayor daño hepático y reducir las complicaciones.

Cuando la cirrosis no se puede tratar, la afección se conoce como enfermedad hepática en etapa terminal o ESLD. La ESLD incluye un subgrupo de pacientes con cirrosis que tienen signos de descompensación que generalmente son irreversibles con un tratamiento médico diferente al trasplante. La descompensación incluye encefalopatía hepática, hemorragia por varices, insuficiencia renal, ascitis, problemas pulmonares. La enfermedad hepática descompensada permite que estos pacientes con ESLD sean priorizados en el trasplante lista

¿Cuál es la mejor forma de controlar la cirrosis?

Es posible prevenir un mayor daño hepático con el manejo adecuado de la cirrosis.

  • Mantenga un estilo de vida saludable (coma una dieta saludable y haga ejercicio con regularidad)
  • Limite la sal en su dieta para prevenir o reducir la acumulación de líquidos
  • Evite los mariscos crudos
  • Dejar de beber alcohol
  • Hable con su médico sobre todos los medicamentos, vitaminas y suplementos que toma.
  • Hable con su médico sobre las vacunas contra la hepatitis A y la hepatitis B
  • Practica sexo seguro
  • Use agujas limpias para tatuajes o perforaciones.
  • No comparta agujas, maquinillas de afeitar, cepillos de dientes u otros artículos personales con otras personas.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cuál es la gravedad de mi cirrosis? En que etapa estoy
  • ¿Cuál es la causa subyacente de mi cirrosis?
  • ¿Necesitaré una biopsia de hígado?
  • ¿Necesitaré un trasplante de hígado?
  • ¿Qué tipo de cambios en el estilo de vida debería realizar?
  • ¿Me someteré a análisis y análisis de laboratorio de rutina para comprobar mis riesgos de desarrollar cáncer de hígado?
  • ¿Podemos revisar qué medicamentos me recetan y asegurarnos de que estoy tomando el apropiado?

Historias de pacientes

Busque un ensayo clínico

Los ensayos clínicos son estudios de investigación que prueban qué tan bien funcionan los nuevos enfoques médicos en las personas. Antes de que un tratamiento experimental pueda probarse en sujetos humanos en un ensayo clínico, debe haber mostrado beneficio en pruebas de laboratorio o estudios de investigación con animales. Luego, los tratamientos más prometedores se trasladan a ensayos clínicos, con el objetivo de identificar nuevas formas de prevenir, detectar, diagnosticar o tratar una enfermedad de manera segura y eficaz.

Hable con su médico sobre el progreso continuo y los resultados de estos ensayos para obtener la información más actualizada sobre nuevos tratamientos. Participar en un ensayo clínico es una excelente manera de contribuir a curar, prevenir y tratar la enfermedad hepática y sus complicaciones.

Empiece su búsqueda aquí para encontrar ensayos clínicos que necesiten personas como usted.

Última actualización el 17 de enero de 2024 a las 01:57

cruzar Linkedin Facebook pinterest Youtube rss Twitter Instagram facebook en blanco rss-blank linkedin en blanco pinterest Youtube Twitter Instagram